Siguiendo con la conducta del empresario diligente, que adopta las medidas adecuadas para mantener la reputación de la compañía en el mercado, es muy recomendable que tenga implementado un manual de gestión de riegos fiscales (Compliance Tributario).

A través del cumplimiento de un protocolo de actuación tributario adecuado para la PYME,  los trabajadores de la empresa  han de seguir unas pautas de actuación que permitan al administrador asegurarse que la empresa  cumple con todas las obligaciones fiscales, presentando los impuestos a tiempo y realizando los pagos ante la Hacienda Pública.

La correcta aplicación del manual de compliancepodrá ser utilizado como un medio de prueba  ante la Agencia Tributaria y, en su caso, ante los tribunales, cuando, por errores en la introducción de los datos en las autodeclaraciones, las cifras resultantes no coincidan con las de la Hacienda Púbica, dando lugar al inicio de un procedimiento sancionador o de inspección tributaria.